Descubre las mejores noticias del mundo en un solo lugar

Piénselo dos veces antes de dejar de consumir gluten

Cada vez se habla más de las dietas sin gluten. Si bien en casos específicos eliminar esta proteína de las comidas puede ser beneficioso para la salud, para la mayoría de las personas no consumirla puede ser riesgoso.

“En mayo salió un estudio de la Universidad de Harvard que decía que las personas celíacas –reacción inmunológica negativa ante la ingesta de gluten- que eliminaban el gluten al 100% de sus dietas tenían más riesgos de problemas cardiovasculares, sobre todo por el consumo de la fibra. Si bien no es una relación causa efecto, se encontró una correlación tras un estudio muy largo de 26 años”, afirmó Federico von Proschek, licenciado en nutrición que alertó sobre la moda actual de someterse a regímenes alimenticios en los que se elimina esta proteína que no puede ser reemplazada por otra.

En la misma línea se manifestó su colega Analía Moreiro, licenciada en Nutriciónegresada de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires: “El gluten en sí no hace mal. Salvo en el caso de los celíacos. El problema en sí no es el gluten, sino en qué alimentos se encuentran. Mucha gente que dice ‘cómo cambió mi vida antes y después del gluten’ es porque, en realidad, dejó la harina en su composición total, no sólo el gluten”.

¿Qué es el gluten?

“Es una proteína. Mucha gente cree que es un carbohidrato, pero no es así. Es una proteína que se encuentra en un montón de cereales, pero principalmente están en el trigo, la avena, la cebada y el centeno. Sobre todo el trigo aparece en un montón de alimentos“, dijo Moreiro.

Para Von Proschek, esta tendencia a eliminar el consumo de gluten sin indicación médica “es una de las tantas modas alimenticias” que hay. “Supuestamente dicen que el gluten provoca inflamación intestinal, lo cual es cierto para una persona celíaca. También dicen que produce otro montón de enfermedades como Alzheimer, demencia y otras más. La realidad es que eso no está comprobado científicamente. Hay mucha gente que tiene una sensibilidad que, si bien no llega a ser celíaca, al eliminar el gluten se sienten mejor”, detalló Von Proschek.

Por su parte, Moreiro agregó: “Por supuesto que si en una dieta para te, saco la harina, vas a adelgazar. Pero no se elimina el gluten en sí, sino la harina o los preparados que se hacen con ella, como galletas o pizza”.

¿Qué pasa si se elimina por completo?

“No se enfermará una persona que deje de comer gluten, pero sí tendrá una dieta incompleta. Porque eliminará muchos otros alimentos que también aportan otros nutrientes. La dieta siempre tiene que ser balanceada y no eliminar nada del todo”, dijo Moreiro y agregó: “No se puede suplantar. A una persona que decide no consumirlo más, hay que asesorarla y que lo haga en forma temporaria, por ejemplo para deshincharse o bajar de peso pero que de a poco lo vaya reincorporando a través de los alimentos correctos”.

Para Moreiro, es importante entender es que es un alimento que no hay que prohibir ni condenar. “Quizás hay que buscarlo en aquellas harinas de mejor calidad como son las integrales. Los alimentos con gluten pueden que inflamen más, sobre todo cuando se comen en exceso o mucha cantidad. Los que se sienten felices de haberlo dejado es que, anteriormente, lo consumieron en exceso”, sostuvo la especialista.

Futuro del azúcar, en entredicho por cambios en hábitos de consumo
Investigadores crean papas fritas saludables
¿La carne de cerdo hace daño? Conozca la verdad sobre este alimento

Con respecto a las cantidades que se deben consumir, Von Proschek destacó que el gluten no engorda. “Lo que engorda es el consumo excesivo de calorías a lo largo del tiempo. Tengan gluten o no. Por ejemplo, pueden bajar no porque dejaron el gluten, sino porque dejaron de comer galletitas, medialunas o pastas”, dijo el nutricionista, y concluyó: “Una persona que puede digerir bien el gluten no va a encontrar ningún beneficio en sacarlo del 100% de la dieta”.

Deja un comentario